Thursday, October 7, 2010

CAPITULO 15, ESCRITO POR URSULA ("NEFERTITI")

CAPITULO 15, ESCRITO POR URSULA ("NEFERTITI")



Valentin llega a su casa desanimado después de terminar su cita con Rodrigo, ¿por qué había caído en ese juego, en esa trampa en la que se estaba convirtiendo su propia vida? por la desesperación, necesitaba reflexionar, ponerse las cosas claras a sí mismo, saber qué demonios estaba pasando en su interior, no podía seguir así, sus comportamientos estaban trastocando también las vidas de los demás, y eso... eso no era nada justo, estaba siendo hipócrita y egoísta, cosa que no había sido jamás, el muchacho va hacia su cuarto y se tumba en la cama mirando al techo, debe de sumergirse en pensamientos para saber de una vez por todas qué era lo que de verdad quería.

Las imágenes acuden a su mente sin tener que hacer mucho esfuerzo, en ellas ve a Serena, el modo en que la conoció, lo entrañable y patosa que era, lo adorable, si no fuera gay sin duda tendría una bella historia de amor con esa linda joven, pero la vida no había querido que las cosas fuesen de esa manera, luego apareció Gerónimo, tan guapo, tan parecido a Santiago, más tarde recordó cuando entre Serena y él se dieron cuenta de que los dos muchachos eran hermanos, de ahí el enorme parecido, de ahí todas las confusiones, él veía en Gerónimo a Santiago, en fondo quería creer que era él, que no había muerto, que no se había quitado la vida, fue un golpe demasiado duro, una muerte demasiado trágica y repentina, Valentín se había hecho una paranoia en su mente, quería resucitar a su gran amor en Gerónimo.
Valentín se gira en la cama para ponerse de costado y al acomodar su cabeza en la pulcra almohada ve el filo de una foto sobresalir de debajo de la cama, Valentín se retuerce y agarra la foto, en ella sale abrazado con Santiago en un parque mientras comían nubes de azucar, Valentin sonríe y le habla a la foto.

- ¿qué estoy haciendo de mi vida? y lo más importante Santi, ¿que estoy haciendo con la vida de los demás?, creí que estaba enamorado de tu hermano, ¿puedes creerlo? cuando en verdad lo único que vi en él es tu reflejo, tu recuerdo, te amé tanto... que tu muerte me ha cegado, no veo el mundo con claridad y he olvidado la esencia de las cosas, tú ya no estás, y nunca estarás de nuevo, de una vez tengo que aceptarlo, a lo mejor nunca me enamoro como lo hice de ti, porque el amor verdadero solo pasa una vez en la vida y esa vez fue contigo, con mis confusiones estoy haciendo sufrir a Serena, te hubieran encantado conocerla, es un desastre, te encantaría ver como destroza mi casa cada vez que viene, odiabas que yo fuese tan puntilloso con mis cosas... ella ama a Gero, y él a ella, y por mi culpa no están juntos, pero esto se debe de acabar, este triángulo de lios y follones debe llegar a su fin de una vez, porque yo te amo a ti y no a Gero, debo hablar con ellos... pero antes, debo recuperar a mis hijos, los perdí por amarte tanto y ahora ellos deben estar de nuevo en mi vida, Enma tenía motivos para enfadarse, de eso no hay duda, pero Rodrigo me ha abierto los ojos, de lo que no tiene derecho es de alejarme de los únicos hijos que tendré jamás, no todos los gays tenemos el privilegio de ser padres y yo los tengo que encontrar, gracias mi amor por todas las cosas que me diste, a pesar de todo lo sucedido no me arrepiento de nada, tú y el amor que siento por ti me darán fuerzas para hacer esta misión, ahora lo tengo todo claro, a mi vuelta pondré las cartas sobre la mesa y todos podrán ser felices, y si yo estoy con mis pequeños también lo seré... aunque ya no tenga amor.

En ese momento suena el móvil de Valentin, él se levanta de la cama, besa la foto de Santiago antes de dejarla con amor en la mesita y contesta a la llamada.

- dime Rodrigo, ¿ha pasado algo?

- no... nada... bueno si, te he notado tan raro Valentin, no eres feliz, ¿acaso amas tanto a Gero que no te permites alcanzar la felicidad con otra persona?

- no amo a Gero

- co... ¿como dices?- dice el pelirrojo esperanzado

- que no amo a Gero, me he analizado a mi mismo, veo en él a otra persona, el que fue mi gran amor, de ahí toda la confusión

- entiendo...- dice Rodrigo con pesar, pensaba que Valentin le diría, no amo a Gero porque me he dado cuenta de que quiero a ti, pero tal parecía que eso no iba a ocurrir jamas.- ¿entonces, que pasa con nosotros?

- pues no lo sé Rodrigo, ahora que me saqué de la cabeza la confusión con Gero puede que me sienta más libre para estar con alguien, pero necesito tiempo, yo amo a mi ex novio, nunca le olvidaré.

- pues intenta volver con él- le dice el muchacho mientras una dolorosa lágrima recorre su mejilla

- eso no puede ser, lo mio con él ya es imposible

- nada es imposible Valentin, de veras, si tanto le amas, llamale- el pobre chico no sabía nada de la trágica historia de Valentín con Santiago

- él está muerto Rodrigo

La linea telefónica se queda sin sonido durante varios minutos, Rodrigo no podía reaccionar ante la noticia y Valentin estaba de nuevo reviviendo todo en sus recuerdos.

- lo... lo siento mucho - dide Rodrigo con apuro

- no pasa nada, nadie tiene la culpa, bueno quizás la sociedad, los machistas, el mundo... y el que Santi era demasiado sensible a ciertas cosas

- si no quieres hablar del tema... podemos dejarlo

- mejor, ahora mismo no tengo más fuerzas para hablar de él, he pensado en ...- Valentin se arrepintió de decir eso justo en el momento en que sus labios lo pronunciaron

-. ¿si, en que?

- bueno, ¿recuerdas nuestra conversación sobre mis hijos?

- claro que lo recuerdo, es algo que no puedes dejar así, los tienes que recuperar, ser gay no es ningún delito y eso no te impide ejercer de padre

- pues gracias a tus palabras he decidido partir inmediatamente para buscarles y hablar con Enma

- no me digas- le responde el pelirrojo feliz

- si, como te digo, me voy ahora mismo, voy a prepararme unas cuantas cosas y salgo para el aeropuerto

- ¿pero acaso sabes donde están?

- no con seguridad, pero sé que Enma tiene familia en Londres, y puede que se fuera allá con los niños

- yo me voy contigo- dijo Rodrigo impulsivamente.

-. pero... no quiero que dejes tu trabajo

- lo más importante para mí eres tú, y si yo te alenté a hacerlo te quiero ayudar a encontrarles, no es buena idea ir solo a la aventura

- la verdad es que me daba cierto reparo ir solo, pero aun así...

- este viaje nos puede servir para mucho Valentin, yo no te quiero agobiar con lo nuestro, iremos como amigos, no como pareja, si en el viaje surge algo... bien, y si no surge... pues será porque el destino así lo ha querido.

- ¿y qué vas a decir en el trabajo? sé que te va muy bien allí, no me gustaría que lo perdieras por todo esto..

- no pasará nada, ahora llamo a Don Octavio y le digo que tengo que faltar un tiempo por motivos personales, no creo que me diga nada, es un jefe muy comprensivo, además le diré que me me descuente los días que falte del sueldo, así no perderá nada

- está bien, pero yo pago el viaje de los dos

-. de eso nada, yo pago mi parte, y no quiero que me digas ni mu, tengo bastante dinero ahorrado

----------------------------------------------
AL DÍA SIGUIENTE


Serena se viste deprisa y sale de su casa como quien lleva el diablo, quiere ir con Valentin, desahogar con él su dolor, amaba a Gero y él le dijo que fuera su novia, y unas horas después le ve besándose con Xiomara, ¿es que ella nunca encontraría el amor? ¿tan dificil era?. se había enamorado de un sinvergüenza y después se había fijado en un chico bueno e íntegro, que había resultado ser gay, lo que a ella no le dejaba ni una sola posibilidad, luego de nuevo aparece Gero en su vida, y ahora las cosas no son como antes, el muchacho jura amarla y llora desconsolado ante ella ofreciéndole el corazón... y cómo siempre mentía.

- eh Serena- la llama Gero a voz en grito, Serena al comprobar que era el empieza a correr presurosa, Gerónimo sale detrás de ella hasta que facilmente le da alcance

- dejame en paz de una buena vez Gerónimo Salvatierra, tu y yo ya no tenemos nada más que decirnos

- ¿pero a qué viene todo esto mi amor?

- no me llames así, esas palabras en tu boca pierden el sentido

- ¿por qué me dices eso Serena? ¿qué te hice?- le pregunta el muchacho sorprendido mientras camina a su lado

- te vi

- ¿me viste?... pero ... no entiendo nada, ¿viste qué?

- con Xiomara, ayer en la playa

Gerónimo cierra los ojos y la agarra del brazo para detenerla, ella forcejea para soltarse pero no lo consigue.

- suéltame

- no hasta que me escuches cabeza de chorlito

- eso, encima insúltame

- ¿se puede saber que fue lo que viste?

- bien que lo sabes, si tú estabas con ella

- pasaron varias cosas, quiero saber que fue lo que tú viste

- ah ¿varias cosas? mejor me lo pones, sueltame- le dice la bella chica dando tirones de su brazo

- no lo pienso hacer hasta que me lo digas

- te vi besándola, ahora ya ¿me sueltas por favor? ya te lo dije, fin del asunto y de nosotros

- pues ni fin del asunto ni de nosotros mucho menos, ahora me escuchas, ella me besó, yo no me lo esperaba, la estaba rechazando

- si como no, todos los hombres se inventan las mismas excusas, para besarse hacen falta dos, y si tú no hubieras querido, la hubieras apartado de ti

- y eso mismo hice, esto es como en las películas, si te hubieras quedado unos segundos más lo hubieras visto Serena

- pues no te creo

- te lo juro

- tus juramentos no tienen validez para mí, y ahora déjame

- ¿donde vas?

- a casa de Vale

- ¿ y qué vas a hacer ahí si puede saberse?

- lo que a ti no te importe, pero desde luego que lo que no voy a hacer es lo que tú si hiciste ayer con Xiomara

- yo no tengo la culpa de sea una descarada, una facilona, una buscona ofrecida

- no pierdas tu tiempo intentando desprestigiarla, no te creeré

Cuando se llegan a dar cuenta ya estaban los dos en el portón de Valentin, Serena llama a interfono varias veces y nadie le responde

- a lo mejor no está en casa- le dice Gerónimo de mala gana

- está la ventana de su cuarto abierta de par en par, él no se iría sin cerrar bien todas las ventanas de su casa

- vaya... veo que le conoces muy bien - le dice el muchacho celoso

- ciertamente, le conozco muy bien, es mi mejor amigo

- si, como no, por eso te dijo enseguida que era gay, por eso se sinceró contigo para que no te hicieras ilusiones de tener algo como pareja con él, que buen amigo, si señor

Serena hace oidos sordos a los comentarios del Salvatierra y llama al móvil de Valentin

- lo tiene apagado, esto es muy raro, él nunca apaga su móvil, me estoy empezando a preocupar...

- pues no veo por qué

- ayer estaba deprimido, no sabe ni por qué está saliendo con Rodrigo, no siente nada por él, Vale te quiere a tí, a lo mejor....

- que

- no... no puede ser... no quiero ni pensarlo

- ¿el qué?

- a lo mejor... ha hecho... una tontería

- no sé a qué te refieres

- ¿de veras no lo sabes?- le dice la bella rubia con lágrimas en los ojos

Gerónimo piensa en las palabras de Serena y en sus amargas lágrimas y se da cuenta de la gravedad del asunto.

- no, él no se quitaría la vida

- tú no le conoces, Valentin es un ser tan sensible, y lo ha pasado tan mal con todo lo de tu hermano- dice Serena mientras llama sin cesar a su piso.


Gerónimo recuerda el infierno que supuso el suicidio de su hermano, y al descubrir que él tuvo parte de culpa ... el mundo se le vino encima, y ahora esto... otra persona para cargar en la conciencia... no.

Gerónimo coge impulso hacia atrás y le da una fuerte patada a la puerta del edificio la cual se abre violentamente.

- sígueme, si es verdad lo que piensas a lo mejor llegamos a tiempo de impedir una desgracia

. si, vamos

Los muchachos llegan a su piso y llaman al timbre con insistencia

- no abre- dice Serena desesperada

- ¿seguro que piensas que está en casa? ya le destrocé la puerta una vez, no quisiera hacerlo de nuevo si no es por algo grave

- voy a llamarle...

La chica marca de nuevo su número y nada, lo seguía teniendo apagado.

- nada, apagado

.- está bien.

Gerónimo abre de nuevo la puerta del piso de Valentin a patadas, la bella rubia entra sin pensarlo y le busca por todas las habitaciones.

- no está, pero mira lo que encontré en la mesilla de su cuarto- le dice Serena mostrásdole la foto que la noche antes estuvo en las manos de Valentin

- es de mi hermano.

- debe de estar muy deprimido, él quiso mucho a Santi

- ya veo... pero de verdad no creo que le pase nada

- ¿^por qué estás tan seguro?

- mira lo que encontré yo mientras buscabas

Gerónimo le enseña a Serena la foto de los mellizos.

- ¿y qué con esto?

- también encontré este album al lado

Serena lo abre y se queda totalmente enmudecida, Valentín en el día de su boda con una bella mujer, con ella en la playa mientras le tocaba la prominente barriga, en el bautizo de los dos pequeños, en su primer cumpleaños todos juntos y sonrientes, en un día de los enamorados besándose a la luz de las velas.

- pero... esto

- ya ves, Valentin nos ha mentido

- pero entonces ¿no es gay?

- puede que sea bisexual

- ¿y porque a mí me dijo que le gustaban solo los hombres, que es todo esto Gero?

- no lo sé preciosa, no tengo ni la más remota idea, solo sé que él nos ha engañado a todos, que incluso es padre de familia, y mientras tú y yo sufriendo, sintiéndonos culpables por amarnos.

- pero ...- las lágrimas no la dejaban ver nada a su alrededor, su mente daba vueltas y más vueltas, estaba confusa, no podía ser, más mentiras por parte del que creía el mejor de los hombres.

Gerómimo se acerca a ella y la abraza con ternura sujetándola con amor entre sus fuertes brazos, acariciando su pelo sedoso.

- Entre Xiomara y yo no pasó nada Serena, creeme, por mi hermano Santi te lo juro, ella me dijo que yo le gustaba más que los demás, yo le dije que te amaba y de repente me besó furiosa, pero yo la aparté de mi. ¿por qué no te quedaste un segundo más para verlo?

- no sé si creerte Gero, me están pasando tantas cosas, hay tantas mentiras a mi alrededor

- yo te juro que no te miento mi amor, de verdad que te amo, de verdad que quiero que seas mi novia, mírame

Gerónimo separa un poco sus cuerpos y la agarra de la barbilla para que le mire.

- yo no te estoy mintiendo, el motivo por el que no querías que estuviésemos juntos era Valentín... ahora hemos descubierto que nos tenía engañados a todos, de verdad Serena, te lo vuelvo a preguntar ¿quieres ser mi novia?

- yo... no lo sé, déjame tan solo pensarlo un tiempo

- todo el que quieras- le dice Gerónimo suspirando- pero te llevarás esto también en tus recuerdos.


Gerónimo se agacha y toma la cabeza de Serena entre sus manos, acerca su boca a la de la joven y la besa con ansias, ella no puede ni quiere retirarse, esta vez no, Gero tenía razón, ella siempre pensaba en los demás y todos le mentían, ahora ya no quería renunciar, Serena enrosca sus brazos alrededor del cuello de Gero y abre más su boca, deleitándose en el beso, Gero mete su lengua buscando la de ella, Serena se separa de Gerónimo y le conduce a una de las habitaciones, se sienta en el suelo, sobre una alfombra y le pide que la acompañe, Gero la mira sin poder articular palabra y hace lo que ella le pide, Serena le besa con dulzura y le quita la camiseta, al sacarla por su cuello Gero cierra los ojos mientras ella le acaricia la boca con lentitud y observa lo guapo que es, siempre había estado tan enamorada de él, y ahora, estaban juntos y solos... a lo mejor no era el mejor momento y seguro que no era el mejor lugar, pero Serena ya estaba harta de ser una niña de la que todos se reian, a la que todos mentían, tenía que arriesgarse y pensar por una vez en lo que ella de verdad deseaba, y le deseaba a él, no a Valentin, no a Octavio, siempre había sido él, hasta en sueños, siempre fue, era y sería Gerónimo.

Pasa sus suaves manos por el fuerte torso de Gero que agarra la cabeza de la joven con ambas manos mientras llena su cara de delicados y tiernos besos, luego le quita a ella su vestido y la besa en su cuello desnudo, Serena clava ligeramente sus uñas en la espalda del moreno, sus cuerpos se amoldan a la perfección en esa batalla de besos apasionados e intempestivos, Serena le agarra del pelo y Gerónimo la tumba amorosamente bocabajo mientras se coloca en su espalda llenándola de sensuales besos y caricias que la hacen estremecer.

- te amo Serena, no sabes cuantas veces he soñado con este momento

- no hablemos más Gerónimo, no quiero estropear este sueño

Gerónimo posa sus labios en la espalda de la bella chica y la recorre toda entera con la lengua mientras le acaricia las piernas, ella cierra los ojos nerviosa y sonriente, esos besos le producían placer y cosquillas en la misma medida, el muchacho le da la vuelta suavemente y la llena de eróticos besos en los tobillos, subiendo por las piernas, Serena aprieta los puños y deja escapar un gemido que excita aún más a Gero.

- no... espera Serena, debemos parar, la puerta está tirada, Valentín puede volver en cualquier momento, no quiero que nuestra primera vez sea así, tu te mereces algo más bello, mas romántico, ¿te parece?

- si, tienes razón, cualquiera puede entrar y vernos así- dice la muchacha poniéndose el vestido y acomodándose el cabello- lo mejor será que nos vayamos

- si, llamaré a alguien para que arregle los destrozos y nos podremos ir- le dice Gero mientras la abrazaba de nuevo con ternura y le cubría la cara de besos

- esta bien.

---------------------------------------


El vuelo 406 había llegado con éxito a Londres, Valentin y Rodrigo se bajan sonrientes

- ya hemos llegado, espero que el viaje no se en vano y encuentre a mis hijos.

- ya verás como si.

- he hecho mis averiguaciones y parece ser que Enma está en la casa de su prima como pensé en un principio y trabaja como recepcionista en un hotel.

- no queda mucho para que por fin lOs abraces.

- solo que... tendré que ir solo, ella estará resentida por lo que pasó y no es bueno que me vea.. acompañado... no sé si lo entiendes.

- claro que si, yo te esperaré en el hotel

- muy bien, entonces... vamos allá

CONTINUARÁ...

2 comments:

  1. ¡que sensual la escena de gero y sere, me gustó la preocupacion de gero por un posible suicidio de valentin, gero es un personaje muy completo. Me encanta.

    ReplyDelete
  2. Serena y Geronimo es nuestra pareja favorita, tanto que Deianne y Nefertiti no querían verlos separados. Aunque a mi me gustaba crear algún conflicto, sobretodo con Xiomara, para hacerla más atractiva... pero, en el próximo capítulo se reconciliaban.

    Saludos,

    Renzo

    ReplyDelete