Thursday, October 7, 2010

CAPITULO 11, ESCRITO POR RENZO

CAPITULO 11, ESCRITO POR RENZO


Rupert Grint como Rodrigo

En la cafetería, Serena no podía creer lo chico que era el mundo... ¡El novio muerto de Valentín había sido el hermano de Gerónimo. Valentín no podía creerlo. Por su asombroso parecido con Gerónimo, no quedaba dudas que hablaban del mismo Santiago.
-¿En serio lo que me cuentas? ¿Santiago es hermano de Gerónimo?-, exclama Valentín.
-Así es. ¿Qué chico es el mundo, no?
-Si, la verdad, el mundo es un pañuelo... ¡Quién iba a pensar que, todo este tiempo, Santiago y Gerónimo son hermanos! ¡Vaya! ¡La vida te dá sorpresas!
En ese momento, viene un muchacho pelirrojo y de contextura delgada. Valentín se siente incómodo con su presencia.
-¡Hola Valentín!-, dice el muchacho, mirándolo con una mirada coqueta y seductora.
-Hola Rodrigo...-, responde Valentín, encojiéndose en su silla, de la verguenza.
-Te cuento que voy por la mitad de tu libro... ¡Está muy interesante! ¿Cuándo escribes otro?-, pregunta Rodrigo.
-Muy pronto... pero, quiero presentarte a una buena amiga: Serena Altair Márquez.
Rodrigo le hace mala cara a Serena, pero, lo saluda con hipocresía. Serena es muy amable con Rodrigo.
-¡Oye Valentín! ¿Qué vas a hacer esta tarde? ¿Qué te parece si vamos juntos al concierto de "Polvo Macizo"? ¡Dicen que su último disco está padrísimo!
-La verdad. No tengo ganas. Tengo que seguir trabajando en el libro.-, responde Valentín, avergonzado.
-¿Eres mexicano?-, interviene Serena.
-Pues, nací en Escocia, pero, viví mucho tiempo en Tamaulipas, y se me pegó la manera de hablar.
-Y, ¿A qué te dedicas... Rodrigo?
-Pues, yo soy peluquero estilista... pero, ahora estoy desempleado.
-¡Mira! ¡Qué coincidencia! ¡Precisamente, estamos buscando un nuevo peluquero estilista! Si estás interesado, puedes ir al trabajo.
-¡Por supuesto que si estoy interesado!-, exclama Rodrigo, con alegría.
-¡Perfecto! ¡Entonces, présentate en "Regina's", y pregunta por Octavio. Es el administrador.
-¿"Regina´s"? Una vez, me presenté a ese lugar y me atendió una mujer muy maleducada llamada Marcia...
-¡Ah, si! ¡Marcia es la manicurista pero, no le hagas caso, es solo una pesada!
-Perfecto, gracias Serena. ¡Eres una gran muchacha! ¡Valentín debe estar orgulloso de tener una amiga como tú!
-Has dicho una gran verdad.-, interviene Valentín, mirando a Serena.
La bella Serena sonríe con ternura.

Rato después, muy agradecido, Rodrigo se retira. Serena conversa con Valentín.
-¿Quién era ese muchacho?
-Pues, Rodrigo siempre ha querido salir conmigo, pero, la verdad, no me interesa...
-¿Por qué? Parece un muchacho tranquilo y decente.
-La verdad, no es por nada, pero, el chico es muy feíto para mis gustos.
-¿Y lo desprecias porque te parece feo? Por favor, Valentín, el físico no es lo más importante, ¿Por qué no le das una oportunidad?
-La verdad, tengo otros intereses...
-¿Lo dices por Gerónimo? ¡Reacciona, Valentín, Gerónimo nunca será tuyo!
-¿Lo dices porque Gerónimo está enamorado de ti?
-¡Por favor, eso no tiene nada que ver! ¡Tú sabes que Gerónimo no se fijaría en un... ejem... gay!
-¿Qué era lo que querías decir en un principio? ¡Dímelo! ¡No tengas miedo! ¡Quisiste decir "mari..."!
-¡Por favor, Valentín, me estás malinterpretando!
-¡Si, yo sé que para tí, soy un "anormal", una "rareza", pero, los homosexuales también somos seres humanos, con sentimientos!
-Lo entiendo... discúlpame. No fué mi intención ofenderte. Eres un gran amigo, no quiero que arruinemos nuestra amistad por un malentendido.
-Está bien. Pero, no hablemos más de Rodrigo.
-Perfecto. Entonces, hablemos de otra cosa, ¿No te conté la última de mi jefe?
En ese momento, al mencionar al jefe de Serena, Valentín cambia su expresión...
-¿En serio? ¿Y qué pasó con tu jefe?
-Pues... guapísimo como siempre...
-¡Ah, ya, pues, entonces... ¿Nada de nada de nada?
-Ya, pues, no seas impaciente...
-Yo pienso que deberías invitarlo al concierto de "Polvo Macizo."
-Si, claro, podríamos ir los cuatro...
-¿Los cuatro?
-Si, claro, podríamos ir con Rodrigo.
-¿Otra vez?-, responde indignado.
-Discúlpame. Era una broma.
-Pues, no me gusta ese tipo de bromas...
-Está bien.... "señorito perfección."
La tierna sonrisa de la muchacha calma los ánimos a Valentín, y se siente feliz de estar al lado de su "chica del desastre."

Rato después, Gerónimo, aún dolido por su discusión con Serena, va a buscarla al trabajo. Pero, se encuentra con Marcia...
-Hola Marcia, busco a Serena... ¿Sabes donde está?
-Hoy es día libre... ¡Seguro estará coqueteándose con algún chico que habrá encontrado en un "antro"!
-¿Estás segura?-, exclama, dolido.
-Pues, la verdad, no. Pero, de esa "zorra" se puede esperar cualquier cosa.
-Dime una cosa, Marcia, ¿Por qué le dices "zorra" a Serena?
-Porque es una "zorra."
-¿Y como puedes constar que lo sea? Yo conozco a Serena, durante toda mi vida, pero, la verdad, siempre me ha parecido una chica decente.
-Las apariencias engañan, querido Gerónimo.
-Bueno, mejor, no hablemos más de Serena. Dime, ¿Te gustaría ir al concierto de "Polvo Macizo" conmigo?
-¿En serio?
-Si, claro. ¿Quieres ir conmigo ó no?
-¡Por supuesto! ¡Un momento! ¿No harás esto para sacarle celos a esa "zorra"?
-¡Para nada! ¡Me caes bien, Marcia, y por eso, quiero invitarte! ¡Claro que aceptas!
-¡Siiii! ¡Acepto! ¡Me encanta "Polvo Macizo", es mi grupo favorito!-, exclama, con los ojos brillosos de la emoción.
Marcia se ilusiona ante la invitación de Gerónimo. En ese momento, viene Octavio, el jefe de Marcia, y mira a su ahijado...
-Hola ahijado, ¿Como estás?
-Estoy bien, padrino.
-Me alegra escuchar eso, bueno, tengo que ir a hacer una vuelta. Permiso.
Octavio se retira del negocio.

Rato después, Don Octavio se dirige a la playa, y se sienta al ver el sol, el mar, la playa, los bañistas, pero, en el fondo, solo tiene ojos para Serena... verla con esa mirada tan fresca y lozana, tan natural... cada vez que piensa en ella, más le gusta. Cuando de pronto, se aparece una exuberante mujer, vestida con atrevido bikini, la cual, reluce su esbelto cuerpo. Es Xiomara.
-Hola guapo, ¿Qué estás haciendo aquí?-, pregunta la bella mujer.
-Perdon, ¿Nos conocemos?
-Si, claro. Me llamo Xiomara y soy amiga de tu ahijado Gerónimo.
-Pues, no me acuerdo mucho de tí.
Ella le hace algunas caricias en sus partes íntimas pero, él retira de su presencia.
-¡Perdon, muchacha! ¿No te estás extralimitando? ¿Qué va a decir Gerónimo de todo esto?
-No creo que le moleste a Gerónimo...
Y ella le vuelve a hacer caricias en sus partes íntimas.
-¡Por favor, no sé lo que pretende, pero, conmigo, no lo va a conseguir!
Don Octavio se retira. Xiomara lo mira con desmedida fascinación.

Entonces, él, para alejarse de los encantos de Xiomara, tiene un encontrón con Serena... En ese momento, él levanta su mirada, y se enternece al ver a Serena... tan bella y lozana como siempre...
-¿Don Octavio? ¿Qué está haciendo usted aquí?
-Hola Serena... vine a tomar aire un ratito. ¿Y tú? ¿Como estás? ¿Disfrutando de tu día libre?
-Si, claro. Estoy bien. A propósito, ya no tiene de qué preocuparse por el nuevo estilista.... ¡Ya lo conseguí!
-¿En serio? Si que eres un ángel... gracias, no tengo como agradecértelo.
-No tiene de qué... ¡Solo hago mi trabajo!
Don Octavio se queda mirando la sonrisa y tierna mirada de la muchacha.
-¿Sabes que tienes un bonita sonrisa?
-¡Oh, Don Octavio, por favor, usted me sonroja!-exclama, sonriente.
-Es la verdad, Serena.
-¿Oiga? ¿A poco usted le gustaría ir al concierto de "Polvo Macizo"?
-¿Te gustaría ir?
-Pues, le estoy preguntando a usted... ¿Qué dice?
-Pues... si vas a ir, entonces, voy a ir contigo.
El quiere besarla, pero, logra calmar su deseo. Entonces, días después, Rodrigo va al salón de belleza "Regina`s", para la entrevista de trabajo, y rápidamente, es contratado como el nuevo peluquero estilista del salón. Y la presencia de Rodrigo resulta ser provechosa para el negocio, debido a que, gracias a su habilidad y destreza con el trabajo, el local comienza a llenarse de cliente. Entre ellos, Xiomara, que aprovecha la ocasión para estar cerca de Don Octavio.

En la tarde, Gerónimo va al salón de belleza, con la excusa de encontrarse con Marcia, pero, en realidad, quería ver a Serena...
-Hola Serena, ¿Como estás?
-¡Gerónimo! ¿Qué estás haciendo aquí?-, exclama Serena, asustada, y sorprendida.
-¿Por qué estás asustada?
-¡Nada! ¡Es que tengo una cita importante!
-¡Si, claro, con el "rarito" ese...!
-¡No lo insultes! ¡Respeta a mi amigo!-, ella exclama indignada.
-Pero, es "raro."
-Es un ser humano con defectos y virtudes, como cualquier otro.
-Bueno, está bien. Si tú lo dices...
El se queda mirandola, nuevamente, con ternura. Quiere acariciarla, besarla, pero, trata de contenerse. En ese momento, viene Marcia y se indigna al ver a Gerónimo con Serena... entonces, en un acto impulsivo, Marcia se acerca y besa impulsivamente al muchacho.
-¡Mi amor! ¿Has venido a recogerme? ¡Qué amoroso! ¡Por eso te quiero tanto!-, dice Marcia, besándolo y haciéndole caricias, para celar a Serena. Y lo consigue.

Entonces, Serena, indignada, se retira de su presencia, cuando en ese momento, se encuentra con Rodrigo...
-¿Serena? ¿Te pasa algo?-, dice Rodrigo.
-¡Nada! ¡No pasa nada!-, dice, mientras se seca las lágrimas.
-Es ese muchacho, ¿No? ¿Te molesta que Marcia lo bese, no es así?
Ella se consuela en los brazos de Rodrigo.

Y, así, pasan los días, y finalmente, llega el esperado concierto de "Polvo Macizo" y "Frenchifornia", y el auditorio está lleno, a reventar, todos están con parcartas, esperando que salgan sus ídolos musicales. Entonces, salen al escenario, Tony, Mario y Javier, integrantes de "Polvo Macizo", que con sus torsos desnudos, deleitan a los aficionados. Las chicas (y algunos chicos) gritan, se jalan los cabellos, se desmayan, mientras que otras le lanzan piropos. "¡Papacito! ¡Qué guapos! ¡Cásense conmigo!" Y ellos cantan: "Que no te falte tu cuerpo jamás... jamás..." ("Jamás", interpretado por Camilo Sesto). Mientras que los chicos presentes exclaman indignados: "¡Bah! ¡Esos tipos no cantan, se muestran!" Y entonces, para el delirio de los chicos (y algunas chicas), salen al escenario Sandra y Angelique (integrantes de "Frenchifornia"), y que cantan su repertorio de canciones de "ABBA". Los chicos son menos bulliciosos, pero, se exitan al ver las atrevidas minifaldas de las "Frenchifornia." Pero, las chicas se indignan con ellas: "¿Y que le ven a estas flacuchentas? Esas no no cantan... ¡Se muestran!"

En el concierto, han asistido, Don Octavio con Serena y Valentín, mientras que muy cerca de allí, están Marcia y Gerónimo, y también, ha ido, Rodrigo, y Xiomara. Ellos no miran el concierto, más bien, se miran entre si. Don Octavio mira a Serena. Pero, ella mira a Gerónimo. Valentín mira a Gerónimo. Y Rodrigo mira a Valentín. Mientras que Marcia no despega sus ojos de Gerónimo y Xiomara hace lo mismo con Don Octavio.

En un descanso, Serena y Valentín...
-¿Qué te está pareciendo el concierto?-, pregunta Serena.
-¡Muy bueno! ¡No hay nada que hacer que "Polvo Macizo" son guapísimos...! ¡Me encantan! ¡Los quiero a los tres!
En ese momento, viene Rodrigo. Valentín se incomoda con su presencia, pero, Serena está contenta al verlo...
-Genial el concierto, ¿Verdad? ¡Esos "Polvo Macizo" son geniales!-, exclama Rodrigo.
-¿Qué estás haciendo aquí?-, dice Valentín, indignado.
-¿Qué te pasa, Valentín? ¿Por qué me desprecias?-, pregunta Rodrigo, triste.
-¡Vamos, Valentín! ¡Rodrigo te parecerá feíto pero, en el fondo, es un buen muchacho!-, dice Serena.
En ese momento, Rodrigo se indigna.
-Perdon, ¿Es cierto lo que estoy oyendo? ¿No quieres estar conmigo porque soy "feo"? ¡Claro! ¡Como no soy de los guapos "macizos" que le dedicas tus novelas!
-¡Ups! Perdon, discúlpame, no es eso lo que quería decir...-, dice Serena.
-¡Oye Valentín! ¿A poco no sabes lo que es amar?-, exclama Rodrigo.
Valentín se queda callado. No sabe como reaccionar ante la metida de pata de su amiga. Nuevamente, "la chica desastre" volvió a hacer de las suyas. Rodrigo se da media vuelta, ofendido, y se retira de la presencia de Valentín.
-Anda tras él, Valentín.-, dice Serena.
-¿Para qué? ¡Para lo que me interesa!
-¿No te das cuenta que él te quiere? ¿Por qué no le das una oportunidad? Por favor...
Valentín no puede con la tierna mirada de la "chica-desastre" y decirle hacerle caso, y él, entonces, se reune con Rodrigo.

Valentín alcanza a Rodrigo y platican juntos. Rodrigo llora.
-Rodrigo, disculpa a mi amiga. Ella es muy impulsiva, pero, en el fondo, es buena muchacha.
-Tu amiga no es el problema... ¡El problema eres tú! ¡Yo seré feo, pero, tengo mi dignidad!
-Perdóname... no fué mi intención herirte... pero, la verdad, no puedo estar contigo.
-¿Por qué? ¿Acaso no soy como esos guapos "macizos" que les dedicas tus novelas?
-No es eso... recién perdí al amor de mi vida... y no puedo, pensar en una relación... todavía. Pero, no, ahora. Lo siento, Rodrigo.
-¡Snif! Está bien, lo entiendo. Sino te quisiera tanto, no te entendería.-, dice Rodrigo, secándose las lágrimas.
-Eres un gran chico. La vida te va a premiar.
-La vida no tiene sentido, sino tú no estás a mi lado. Te amo, Valentín, te amo. Pero, sino quieres estar conmigo, no importa. Yo comprenderé.
-¿Quién dice que no quiero estar contigo?
Valentín mira a Rodrigo con ternura. El pelirrojo sonríe.

CONTINUARA...

2 comments:

  1. entiendo a valentin, rodrigo es tan feito, yo me quedo con jero aunque me trate mal, je,je.

    me encanta la novela, a ver si antes de meterme en otra cosa la acabo que está muy interesante.

    ReplyDelete
  2. si, claro, sabía que ibas a entender a Valentín porque no quiere nada con Rodrigo (jejejeje). Pensé mucho en tí cuando escribí esa frase.

    Conversando con Nefertiti y Deianne, pues, acordamos crearle una pareja para Valentín y elegimos a Rupert Grint porque en esa época estaba de moda Marcia George y este actor era blanco de sus "chismes."

    En mi caso, entre Valentín y Gerónimo... pues, prefiero a Serena (jejejejeje). :) :)

    Saludos,

    Renzo

    ReplyDelete